caserita.es.

caserita.es.

Cómo evitar la oxidación en las frutas y verduras

Cómo evitar la oxidación en las frutas y verduras

Introducción

A todos nos ha pasado alguna vez: compramos frutas y verduras frescas en el mercado o en el supermercado y en un par de días ya están marchitas y llenas de manchas. ¿Por qué sucede esto? La oxidación es el principal responsable. Pero no te preocupes, en este artículo te enseñaré todo lo que necesitas saber para evitar la oxidación en las frutas y verduras.

¿Qué es la oxidación?

La oxidación es un proceso natural que ocurre cuando las frutas y verduras entran en contacto con el aire. Esto sucede cuando las cortamos o manipulamos, ya que al hacerlo rompemos las células de la fruta o verdura y exponemos el interior a la atmósfera. El oxígeno del aire reacciona con los compuestos presentes en las frutas y verduras, lo que produce un cambio en su color y su sabor. Además, la oxidación también puede favorecer el crecimiento de bacterias y hongos en la superficie de las frutas y verduras, lo que acelera su deterioro.

¿Qué frutas y verduras se oxidan más fácilmente?

No todas las frutas y verduras se oxidan de la misma manera. Algunas son más susceptibles a la oxidación que otras. Algunas frutas que se oxidan fácilmente son:
  • Manzanas
  • Peras
  • Plátanos
  • Cítricos (naranjas, limones, etc.)
  • Fresas
En cuanto a las verduras, estas son algunas que se oxidan con facilidad:
  • Patatas
  • Cebollas
  • Ajos
  • Calabacines
  • Pimientos

¿Cómo evitar la oxidación en las frutas y verduras?

Afortunadamente, existen medidas que podemos tomar para evitar o al menos retrasar la oxidación en las frutas y verduras. Aquí te dejamos algunas sugerencias:

Cortar justo antes de usar

Una de las mejores formas de prevenir la oxidación es evitar cortar las frutas y verduras hasta el momento en que las vamos a utilizar. De esta manera, evitamos que los compuestos presentes en la fruta o verdura entren en contacto con el aire y se oxiden. Además, si necesitas cortar frutas o verduras con antelación, procura hacerlo justo antes de consumirlas o cocinarlas.

Remojar en agua con limón

El ácido cítrico del limón tiene propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir la oxidación en las frutas y verduras. Para evitar que las manzanas o peras se pongan marrones, corta las frutas en rodajas y sumérgelas en agua con limón durante unos minutos. Lo mismo puedes hacer con otras verduras como las patatas.

Usar vinagre

El vinagre también tiene propiedades antioxidantes y antimicrobianas que pueden ayudar a prevenir la oxidación en las frutas y verduras. Mezcla una cucharada de vinagre con agua y sumerge las frutas o verduras allí durante unos minutos. Después, escúrrelas bien y listo.

Usar sal

La sal es otro ingrediente que puede ayudar a prevenir la oxidación en frutas y verduras. Mezcla una cucharadita de sal en un recipiente con agua fría y sumerge las frutas o verduras durante unos minutos. Después, sécalas bien antes de utilizarlas.

Guardar en lugares frescos y oscuros

Las frutas y verduras se deterioran más rápido cuando se encuentran en lugares cálidos y expuestos a la luz. Por eso, es importante guardarlas en lugares frescos y oscuros, como la nevera o una despensa. Además, procura no apilarlas unas encima de otras, ya que esto puede acelerar su deterioro.

Conclusiones

En definitiva, la oxidación es un proceso natural que ocurre en las frutas y verduras cuando entran en contacto con el aire. Para minimizar su impacto, es importante evitar cortar las frutas y verduras hasta el momento en que las vamos a utilizar, remojarlas en agua con limón o vinagre, usar sal, y guardarlas en lugares frescos y oscuros. Con estos simples trucos, podrás disfrutar de frutas y verduras frescas durante más tiempo.