caserita.es.

caserita.es.

Pizza casera en solo 15 minutos

Pizza casera en solo 15 minutos

Ingredientes

  • 1 taza de harina de trigo
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/2 taza de agua caliente
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/2 taza de salsa de tomate
  • 1 taza de queso rallado
  • Ingredientes opcionales para toppings: pepperoni, champiñones, pimientos, cebolla, aceitunas, etc.

Cómo hacer la masa

En un bol mediano, mezcla la harina, la levadura y la sal. Luego, añade el agua caliente y el aceite de oliva, y mezcla todo bien hasta que se forme una bola de masa.

Saca la bola de masa del bol y colócala sobre una superficie ligeramente enharinada. Amasa durante un minuto o dos, hasta que la masa esté suave y elástica.

Extiende la masa con un rodillo hasta que tenga el grosor deseado. Si te gusta la pizza más crujiente, hazla más fina. Si prefieres una pizza más gruesa y esponjosa, deja que la masa sea más gruesa.

Añadiendo los toppings

Una vez que tengas la masa lista, agrega la salsa de tomate y extiéndela uniformemente sobre la superficie de la pizza.

Luego, esparce el queso rallado por encima. Si quieres agregar alguna otra cobertura, ahora es el momento de hacerlo. Puedes agregar pepperoni, champiñones, pimientos, cebolla, aceitunas, o cualquier otro ingrediente que te guste.

Horneando la pizza

Cuando tengas tu pizza lista, precalienta el horno a 230°C.

Coloca la pizza en una bandeja para hornear y ponla en el horno durante 10-12 minutos, o hasta que el queso esté derretido y la masa esté dorada y crujiente.

Servir y disfrutar

Saca la pizza del horno y deja que se enfríe durante unos minutos antes de cortarla y servirla. ¡Disfruta de tu deliciosa pizza casera en solo 15 minutos!

Consejos adicionales:

  • Si no tienes tiempo de hacer la masa desde cero, puedes comprar masa precocida para pizza y saltarte el paso de hacer la masa.
  • Para una pizza más saludable, prueba a hacer una base de pizza con harina de trigo integral en lugar de harina blanca.
  • Si usas coberturas crudas como la cebolla o el pimiento, asegúrate de cortarlas en trozos pequeños para que se cocinen adecuadamente en el horno.
  • Si quieres una pizza más crujiente, coloca la bandeja para hornear en la rejilla superior del horno.
  • Si tienes un horno de convección, usa la opción de convección para que la pizza se cocine de manera uniforme.