caserita.es.

caserita.es.

Técnicas para cocinar a baja temperatura

Técnicas para cocinar a baja temperatura

Técnicas para cocinar a baja temperatura

La cocción a baja temperatura es una técnica culinaria que está en tendencia en la actualidad. Se trata de cocinar los alimentos a una temperatura menor a la que se utiliza en los métodos culinarios tradicionales, generalmente a unos 80°C. Esta técnica permite una cocción uniforme y controlada de los alimentos, lo que se traduce en platillos más jugosos y sabrosos, además de ser más saludables. En este artículo, te presentaremos algunas de las técnicas más utilizadas para cocinar a baja temperatura.

Sous-vide

El sous-vide es una de las técnicas más populares de cocción a baja temperatura. Consiste en sellar al vacío el alimento en bolsas especiales, para luego cocinarlo en un baño de agua a muy baja temperatura durante varias horas. Este método de cocción es muy preciso y permite cocinar alimentos de manera uniforme, evitando la pérdida de sabores y nutrientes que se produce con otros métodos de cocción.

Para cocinar sous-vide, necesitarás un equipo especializado, como una máquina de sous-vide, un termómetro de cocina y bolsas de sellado al vacío. El proceso de sellado al vacío es muy importante, ya que permite que el alimento se mantenga en su propio jugo durante la cocción, y evita que entre en contacto con el agua. Una vez sellado el alimento, se sumerge en un baño de agua caliente entre 60°C y 80°C, durante varias horas, dependiendo del tipo de alimento. Cuando finaliza la cocción, se puede dar un último toque al alimento en una sartén o en la parrilla para obtener una textura y sabor crocante.

Hornear a baja temperatura

Adoptar una cocción lenta y gradual también es otra técnica de cocción a baja temperatura. Muchas veces, la cocción de los alimentos se produce a temperaturas superiores a los 200°C, lo que puede provocar una cocción rápida y superficial de los alimentos. En cambio, el hornear a baja temperatura puede ofrecer una experiencia de cocción única, al permitir que los alimentos se cocinen de manera uniforme y a una temperatura más baja.

El horno es un equipamiento clave en esta técnica. Es necesario configurar la temperatura entre 80°C y 120°C y agregar los alimentos sobre una bandeja para hornear a baja temperatura. Los alimentos no perderán humedad, ya que están sellados durante la cocción, por lo que son más suaves y sabrosos que las versiones cocinadas a una temperatura más alta.

Cocinar en papillote

La técnica del papillote es una combinación perfecta de humedad y calor para cocinar a baja temperatura, ya que conserva los jugos naturales y aromas. Es una técnica que se utiliza desde hace muchos años y es muy común en la cocina francesa, la cual consiste en cocinar los alimentos al horno dentro de un paquete de papel pergamino.

Para cocinar en papillote, primero debes elegir el alimento que deseas cocinar, sea un pescado, una variedad de vegetales o una carne. Luego, envuelve el alimento en papel pergamino o en un papel elaborado especialmente para cocinar en papillote, asegurándote de que el paquete esté bien sellado. La técnica consiste en que los alimentos se cocinen en su propio vapor, ya que este vapor no puede salir del paquete. Coloque el paquete en el horno precalentado a una temperatura baja, alrededor de 170°C, durante unos 20-30 minutos, dependiendo del tipo de alimento.

Grill a baja temperatura

La técnica del grill a baja temperatura es una nueva forma de cocinar a fuego lento y constante, diferentes tipos de carne. Para lograr los mejores resultados, es importante asegurarse de que la carne esté bien condimentada antes de cocinarla. Una vez que esté lista la carne, se coloca en el grill, ya sea en una parrilla, en una plancha o una sartén gruesa, a una temperatura de entre 120°C y 140°C, para lograr una cocción suave y uniforme.

Algunos consejos para cocinar en grill a baja temperatura: primero esencialmente, hay que comenzar con una carne que esté a temperatura ambiente. Debe estar alrededor de 20 °C para que se cocinen lentamente. También es importante realizar cortes en la carne para que el calor se distribuya uniformemente y asegurarse de que se dore la carne de ambos lados de igual forma.

Consejos adicionales para cocinar a baja temperatura

Cocinar a baja temperatura puede tardar un poco más y requerir más planificación que otros métodos de cocción más rápidos, pero una vez que domines las técnicas, verás cómo los resultados valen la pena. Además, con estas técnicas, podrás obtener una textura y sabor únicos en tus platos. A continuación, algunos consejos adicionales que te serán útiles al cocinar a baja temperatura.

  • Utiliza los tiempos de cocción recomendados. Los tiempos de cocción variarán según el tipo de alimento y la técnica utilizada. Es importante seguir las instrucciones de los cocineros expertos o las recomendaciones específicas del fabricante.
  • No confundas la cocción a baja temperatura con la cocción lenta. Técnicamente, son diferentes. La cocción a baja temperatura se refiere a la técnica de cocinar alimentos a una temperatura constante y relativamente baja, mientras que la cocción lenta implica cocinar alimentos a una temperatura más baja durante un período más prolongado.
  • Experimenta con diferentes alimentos y técnicas. No te limites a cocinar solo carnes o pescados a baja temperatura. También puedes cocinar verduras, huevos, postres y mucho más. ¡Incluso puedes experimentar con diferentes técnicas, como la cocción en olla a presión, por ejemplo!
  • Asegúrate de sellar bien los alimentos antes de cocinarlos. Si no sellas adecuadamente los alimentos, podrían entrar en contacto con el agua o el aire, lo que podría afectar el sabor y la textura del plato.

Conclusión

Cocinar a baja temperatura es una técnica que puede llevar tu cocina casera a otro nivel. Desde la cocción sous-vide hasta la cocción en papillote, el grill y el horno, estas técnicas te permiten cocinar los alimentos de manera uniforme y suave, lo que se traduce en sabrosos platillos. Si bien puede llevar más tiempo y esfuerzo que otros métodos, los resultados finales valdrán la pena. ¡No dudes en experimentar con diferentes alimentos y técnicas para descubrir tus favoritas!